Piensa Positivo!

gente-positiva-139265723648gnk
Cómo modificar tus tendencias de pensamiento
Elementos para desarrollar el pensamiento positivo
Equilibrio interno: Como primer paso debemos desarrollar un equilibrio entre los pensamientos, palabras y acciones. O, dicho de otro modo, el equilibrio entre el mundo interior y el mundo exterior.
Sólo cuando hablamos lo que pensamos y hacemos lo que decimos puede empezar a crecer en nosotros el autorrespeto y la autoconfianza. Cuando mi entendimiento, mis experiencias y mis acciones son uno, entonces puede haber armonía y estabilidad interior. Y sólo cuando somos estables los demás pueden confiar en nosotros. Ni los otros pueden confiar en nosotros ni nosotros podemos tener fe en nosotros mismos si un día estamos en paz y cooperamos y al siguiente estamos enojados, de mal humor y oponemos resistencia. Probablemente la fe en nosotros mismos es la fe más difícil de desarrollar. Es fácil tener fe en Dios, por lo menos cuando tenemos problemas o tenemos necesidades. Es fácil también tener fe en los demás si nos ayudan. Pero para desarrollar fe en nosotros mismos necesitamos poner atención a no repetir el mismo error por segunda vez.
La hipocresía, es decir, decir una cosa y hacer otra es lo que destruye la fe y la confianza en nosotros mismos, y la fe de los demás en nosotros. La honestidad con nosotros es muy importante para ser capaces de crear equilibrio interior entre pensamientos, palabras y acciones. La honestidad hace que haya claridad y sencillez en todo.
El equilibrio es una función especial del intelecto ya que es sólo mediante el entendimiento de lo que se necesita, cuándo se necesita y hasta qué punto, que nuestra vida podrá ser positiva y satisfactoria.
Cada persona tiene su propia vida, todos somos “diferentes”. De todas formas, aunque seamos diferentes y vivamos de manera diferente, hay una verdad universal y principios y valores que gobiernan el mundo.
Estas verdades, valores y principios universales proporcionan a los individuos la oportunidad de encontrar su sitio en el mundo y de vivir su vida al máximo, mientras que otros dedican su vida a la apatía y la miseria.
Enfoque en el Presente: ¿Cuántas veces nos damos cuenta que aquello que nos preocupa no termina ocurriendo en absoluto? y en el peor de los casos, ¿termina no siendo un problema tan grave como pensábamos?
Enfocándonos en el presente, minimizamos las preocupaciones y miedos sobre lo que podría fallar, que usualmente conlleva a tener emociones y pensamientos negativos.
Del pasado extraemos experiencia, hacia el futuro trazamos una dirección y en el presente es donde tenemos el poder para hacer algo con lo aprendido, con nuestros deseos y proyectos. Se ha hablado mucho ya respecto de que el presente es lo único real en términos existenciales, puesto que el pasado es sólo recuerdo y el futuro sólo imaginación. Pero aún cuando en términos existenciales esto sea claro, en términos psicológicos mucha gente vive más en el pasado o en el futuro que en el presente. Y qué sucede entonces? Se pierde el contacto con la fuente de energía. Este principio nos dice en forma clara y simple cómo podemos conectarnos con nuestra energía: enfocando la atención en el momento presente. No dice que es malo ir al pasado o al futuro. Muchas veces puede ser necesario. Lo que dice es que si nuestra atención se queda allá nos desconectamos de nuestro poder y que para recuperarlo es necesario volver al presente. Para enfocarse en el presente sólo es necesario tomar la decisión de conectarse con el ahora en algún plano de la existencia o en todos ellos: el ahora del cuerpo, de la mente, de las acciones o del espíritu.
Lenguaje Positivo: Muchas personas se quejan del clima, de su trabajo, de su pareja, de sus vecinos… y de muchas otras cosas. Con frecuencia nos estamos quejando de todo.
Sin embargo es bueno recordarnos a nosotros mismos, que nuestras palabras se encuentran conformadas por nuestros pensamientos, y mientras más busquemos cosas positivas para decir, más se impregnarán nuestros pensamientos de dicho positivismo.
Cuando empezamos a reemplazar tus pensamientos negativos por positivos, podremos ver resultados positivos. Pensar positivo es un hábito, lo que significa que es posible aprender a hacerlo con práctica.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *