Los Cuatro Pilares del Bienestar (continuación del artículo publicado el 29 de Agosto)

Bienestar
La falta de algunos de los 4 ingredientes fundamentales del bienestar, que describimos en el artículo anterior, lleva a un fracaso asegurado en el intento de conseguirlo. A menudo estamos mal no tanto porque sea imposible conseguir un mejor estado, sino simplemente porque no sabemos definir correctamente el estado que queremos lograr. Sobre todo a la hora de tomar conciencia y definir nuestro propio bienestar, solemos cometer 4 errores muy básicos.
El primero es pensar el bienestar a partir de ideas externas a uno. Construir el concepto de bienestar con elementos de mandatos familiares, sociales, o de consumo suele ser el error más grave. Por qué?, porque vas a realizar un gran esfuerzo para implementar una plan de vida con el que luego no estarás satisfecho. Debes conocerte y plantear tus objetivos en relación con tus propias necesidades, y estas necesidades que debes buscar en tu interior de modo sincero, no necesariamente van a coincidir con las ideas publicitarias, sociales o familiares de bienestar.
El segundo es pensar que el bienestar sea un resultado o algo que tengamos que lograr, de un hecho. No es eso. El bienestar es un proceso continuo de creación de las condiciones para que estemos bien. Eso quiere decir que las decisiones y las acciones que lo promueven deben convertirse en una costumbre, en un estilo de vida, en una rutina que produzca continuamente mejoras a nuestra existencia.
El tercer error que se suele cometer es pensar en el bienestar a través de conceptos expresados en forma negativa: no estar mal, no sentirse cansado, no estar enfermo, etc. Nuestra mente no puede pensar y ver “en negativo”. Si alguien te invita a un viaje diciéndote que no vais a ir a Paris, ¿tienes idea de si te apetece o no juntarte sin saber el destino? Nuestra mente no nos puede ayudar a lograr nuestro bienestar si solo sabe que es lo que no queremos: necesita saber qué es lo que queremos.
El cuarto error es ser muy poco preciso a la hora de definir el bienestar. En relación al aprendizaje que lograste en tu proceso de autoconocimiento debes definir con claridad tu propia idea de bienestar y los elementos concretos que lo van a constituir. Así podrás plantearte objetivos, cambiar comportamientos y realizar acciones para alcanzarlos.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *