Los Cuatro Pilares del Bienestar

Bienestar
¿Has pensado alguna vez en qué es para ti el bienestar? Si tu hijo o hija, algún sobrino o nieta escuchara esta palabra, por ejemplo, en la televisión y te preguntara qué significa, ¿qué le contestarías? Inténtalo…
Si te cuesta definir el bienestar no te rindas… esto suele pasarle a la mayoría de las personas. Este fenómeno es muy curioso porque no tendríamos la misma dificultad en definir algo negativo como nuestras experiencias de estrés, pero nos resulta más complicado hacerlo para las agradables y deseables como el bienestar.
Sin duda, el objetivo final que queremos conseguir a través de nuestro bienestar es lograr una mejor existencia. Lo que significa poder ser la persona que uno quiere y poder hacer las cosas que uno desea, al mismo tiempo que obtiene satisfacción personal. Pero, ¿cómo se consigue esto?
El bienestar no se genera espontáneamente. Lo primero que debes hacer es tomar conciencia de cómo eres tú, cómo te sientes y cómo te quieres sentir cuando estés bien, qué quieres hacer, dónde quieres estar, etc. Sería contestar a la pregunta inicial de este libro. Y también entender cuán lejos estás de este objetivo. En el hecho de tomar conciencia de lo que significa para ti estar bien, es muy importante el aspecto personal, es decir el sentido que tú das a esta palabra: para ti podría significar, por ejemplo, hacer deporte, tener un trabajo sencillo y rutinario, tener una buena apariencia; para otra persona podría significar comer bien, tener un trabajo creativo y diferente cada día, tener energía, viajar. Cada uno tiene su propia definición.
El segundo ingrediente del bienestar es asumir que el proceso para conseguirlo debes empezarlo y llevarlo a cabo tú de forma activa. No lo puede hacer otra persona por ti. Las medidas pasivas (donde alguien o algo te procura bienestar) proporcionan beneficios temporales, pero si quieres un bienestar duradero debes tener una actitud activa, buscando la mejor solución para ti y ponerte en ella. En una palabra no esperar que el bienestar te caiga del cielo.
El tercer ingrediente para conseguir tu bienestar es tomar las decisiones que más te acerquen a él. Parece muy sencillo, pero ¿cuántas veces has tomado aquel café más que sabias te sentaría fatal? Y ¿cuántas veces no has ido a hacer deporte aunque sabias que te sentaría muy bien? Quienes somos en este momento depende en larga medida de nuestra historia y de las decisiones que hemos tomado hasta ahora. Cada día tenemos oportunidades de elegir una cosa u otra y mientras algunas nos alejan de nuestro bienestar otras nos acercan. Con cada decisión que tomamos nos hacemos una persona nueva.
El cuarto ingrediente es la acción. Si tienes claro qué es para ti el bienestar pero no actúas concretamente para conseguirlo… se quedará como un castillo suspendido en el aire. Recuerda que como actuamos, define quienes somos. Simplemente decidir cambiar algo en nuestra vida es un paso importante que nos hace desear sentirnos diferentes y mejores, pero si queremos realmente sentirnos diferente, tenemos que hacer algo para lograrlo. Tenemos que organizarnos para poner en marcha y actuar esta decisión. Es hora de empezar.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *