5 Maneras de Relajarte Durante el Día

relax
A menudo desearías poner los pies en alto, respirar profundamente y simplemente relajarte. Aunque sea sólo por unos minutos.
Durante esos momentos de relajación, tu cuerpo es capaz de re energizarse. Aunque sabes que eso es un hecho, el exceso de ocupaciones no te permiten tomarte ese tiempo para relajarte.
Sin embargo, aun cuando tus días estén repletos de ocupaciones, puedes relajarte. Hay muchas cosas simples que puedes hacer para relajarte, y la buena noticia es que no necesitas gran cantidad de tiempo, ni tampoco equipamiento.
Aquí te presentamos 5 sugerencias simples para relajarte y recuperar energías en los momentos menos pensados:
1. En el supermercado, cuando las filas son larguísimas porque hay pocas cajas atendiendo, tienes una oportunidad para relajarte.
En lugar de enojarte y estresarte pensando cuánto tiempo vas a estar ahí parado, respira profundo. Cuando respiras profundo ayudas a tu circulación, ya que ingresa más oxígeno al torrente sanguíneo. Esto ayuda a tu cuerpo a recuperar energía.
Intenta realizar cinco respiraciones, inhalando profundo por tu nariz y exhalando lentamente por la boca.
Con la respiración profunda no sólo logras que tu cuerpo se relaje, además se aclara tu mente, lo que te permitirá estar más alerta.
No importa si necesitas despejar tu mente o sacudirte el estrés, intenta con la respiración profunda. No necesitas siquiera encontrar un lugar especial para usar esta técnica, sólo inténtalo donde quiera que estés y en unos minutos te sentirás mejor.
2. En tu trabajo puede parecerte difícil practicar la relajación. De hecho, si te encuentran haciendo ejercicios de relajación podría molestar a los demás.
Esto no significa que no puedas relajarte en el trabajo. Hay algunas técnicas que no son visibles para aquellos que te observan.
¿Pasas mucho tiempo sentado frente a una computadora? Si es así, levántate una vez por hora a estirar. Estirar te ayuda a la circulación y evita las contracturas.
Esta técnica simple te ayudará a evitar el cansancio y te permitirá estar más enfocado, menos disperso y a ser más productivo.
Mientras permanezcas en tu escritorio, tómate un par de minutos cada media hora para cerrar los ojos y mover la cabeza de atrás hacia adelante y de un costado hacia el otro. Así liberarás la tensión de tu cuello y permitirás una mejor irrigación al cerebro.
Pero si tu trabajo requiere que estés parado la mayor parte del tiempo, tómate un par de minutos para para estirar la espalda y los costados. Esta técnica te ayudará a aliviar la tensión en todo el cuerpo debido a que tu columna vertebral y músculos de la espalda se relajarán..
Cuando estés en un descanso o almorzando, aprovecha para hacer una caminata corta. Caminar es un ejercicio sencillo que proporciona grandes beneficios. Aclaras la mente y ejercitas todo el cuerpo.
3. Sueña despierto. Si estás muy ocupado todo el día , tómate unos minutos para soñar despierto. Cuando sueñas despierto dejas volar tu imaginación y liberas el estrés. ¿Quién no necesita escapar unos minutos del mundo real?
¿Qué experiencia o qué lugar te hacen sentir feliz y en calma? Imagínate cómo huele ese lugar, cómo se siente, si hay alguien más ahí, y quién es.
Sólo cinco minutos de soñar despierto te ayudarán a sentirte más relajado y a gusto. Cuando salgas de tu sueño te sentirás con energías renovadas listo para enfrentar el mundo real.
4. Sonríe, no importa dónde estés. No tienes que tener razones para sonreír. Está probado que sonreír relaja y rejuvenece tu cuerpo.
Cuando estás en público asegúrate de sonreírles a las personas que pasan al lado tuyo. Sonríele a tus compañeros de trabajo. No sólo te relajarás tu sino también las personas a quienes le sonríes.
Si tienes niños pequeños asegúrate de sonreírles cada vez que estés con ellos.
Es imposible estar de mal humor cuando sonríes, esto ayudará a tus hijos a disfrutar el tiempo que pasan contigo ya que se sentirán en un ámbito tranquilo y feliz.
5. Ríete. ¿Tienes un día duro en el trabajo? Sentirás un alivio inmediato si te ríes. Por supuesto que si estallas en carcajadas en el medio del supermercado o en tu escritorio, los demás pueden pensar que estás un poco loco. Esos no son los momentos ideales para aplicar esta técnica.
Busca alguien con quien reírte. Por ejemplo en el trabajo cuéntale un chiste a un compañer, o canta alguna canción chistosa con tus hijos mientras los llevas al colegio, o busca en internet algún video cómico.
Cuando practicas estas técnicas sencillas para relajarte, verás que podrás atravesar el día más fácilmente y te estresarás menos.
Y cuando llegues a casa, te resultará más fácil aflojarte. Una vez que hayas dominado el sencillo arte de relajarte, tu familia, amigos y compañeros de trabajo amarán el nuevo tú.

8 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *