5 Cosas que te pueden Suceder si Renuncias a tu Trabajo para Iniciar tu Negocio

Renuncia
El año pasado sorprendí a varios en mi oficina cuando avisé que me iba para iniciar mi propio negocio.
Las reacciones de mis compañeros incluyeron sorpresa, miradas desconcertadas, algunas felicitaciones y muchos mmm… ok.
Supongo que no podía esperar algo diferente. Porque perseguir un sueño iniciando un negocio propio no es algo que ocurra habitualmente. Lo más común es dejar un trabajo es para cambiarlo por otro. Y eso es lo que yo he hecho antes.
Lo que no esperaba, fue lo que me sucedió después. Marcar mi propio camino incluyó subidas y bajadas, frustraciones, y muchas otras cosas. Si estás pensando en renunciar a tu trabajo para seguir un proyecto que siempre soñaste, esta lista es para ti:
1.Estarás lleno de entusiasmo y corto de tiempo
Cuando des los primeros pasos, estarás completamente entusiasmado con tu negocio. Verás claramente lo que quieres, cuáles son tus metas y hacia donde te diriges. El problema es que no sabrás con claridad cómo llegar a esas metas. El tiempo es un activo crucial porque sentirás que el día no tiene horas suficientes para lograr ese gran objetivo que te planteaste. Mi consejo: Reduce tus metas a planes día por día, organiza las actividades y enfócate en tres metas pequeñas cada vez.
2.Ya no podrás relacionarte con tus compañeros de trabajo en tus recesos y conversar y consultar sobre el trabajo.
Esto es difícil. Yo estaba en una gran empresa y me encantaba la vida social dentro de mi trabajo y la charla informal que se daba en los recesos. Ahora si trato de reunirme con otros me siento como sapo de otro pozo. Te encontrarás de repente sin contacto y sin espacio de consulta, tus antiguos compañeros de oficina ya no entenderán tus preocupaciones. Sin embargo la buena noticia es…
3.Descubrirás gente que nunca imaginaste que existía
De verdad, encontrarás gente online que están en tu misma sintonía pero quizás con más experiencia, más avanzados en sus negocios, y que ni te imaginabas que existían cuando estabas en tu burbuja con tus compañeros de oficina. Y mientras más se amplia y crece tu negocio, más te irás conectando con la comunidad de emprendedores. Esto es muy bueno porque no sólo te da la posibilidad de contactarte con gente que tiene ideas similares a las tuyas, sino que también te da la pauta de que es totalmente posible iniciar y construir un negocio propio.
4.Tus padres quizás no comprendan lo que estás haciendo
Ya pasaron muchos meses desde que lancé mi website, y mis padres siguen desconcertados, no entienden lo que hago cada dia. Preguntan, ¿cómo van las cosas? Cuando quieren sabe cómo va mi negocio. Para ellos estudiar y trabajar en una gran empresa es todo lo que conocen, el emprendedorismo es como otro idioma. Y es totalmente comprensible. EN lugar de tratar de explicar en detalle, aprecia el apoyo que te dan.
5.Hasta las cosas más pequeñas te resultarán recompensas más grandes de lo que imaginaste
¿Conseguiste un suscriptor?, ¿encontraste un cliente?, ¿publicaste una nueva nota? ¿vendiste un ejemplar?. Éstas pueden parecer pequeñas cosas, pero cuando estas a cargo de todo en tu nuevo negocio te parecen grandes avances, y resulta increíblemente satisfactorio. Este es un sentimiento que no puedes experimentar en un trabajo en relación de dependencia.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *