6 PREGUNTAS QUE NECESITAS HACERTE A TI MISMO TODOS LOS DÍAS

Preguntas
Vivimos muy ocupados, y por eso, nos olvidamos de lo que más importa.
El compromiso con el desarrollo personal comienza deteniendo la marcha y observando qué cosas son importantes para cada uno.
Para descubrir que es lo importante para ti debes reflexionar.
La reflexión es algo que comencé a practicar hace un año para pensar en mi bagaje emocional. Me permitió aclarar quién soy.
La reflexión es un mecanismo de liberación.
No estamos hechos para reprimir, estamos destinados a expresar y conectarnos. Cuando decides descubrirte y liberar tu propio yo te sientes libre de un peso y abres un espacio de crecimiento.
Aquí hay 6 preguntas que necesitas hacerte todos los días para sostener un proceso de crecimiento personal:
¿Qué he hecho hoy?
Haz un recuento del día en orden cronológico y escríbelo en un papel. Este será el material para responder las preguntas siguientes.
Durante el día estás en las trincheras, no puedes detenerte y observar lo que te pasa. Pero luego, cuando reflexionas, eres capaz de ver las cosas desde afuera, y entender las situaciones más claramente.
Verás las cosas como son, verás la verdad, más allá de que te guste o no. Cuando veas con claridad te darás cuenta de cuáles son tus opciones.
El tiempo es nuestro recurso más valioso, pero lo usamos como si fuera inagotable, pero no es así, entonces hay que elegir con sabiduría.
¿Cómo me siento en este momento?
Baja los muros defensivos, y analiza las emociones que experimentaste durante el día.
Pregúntate, y lo más importante respóndete, esta pregunta te proporcionará claridad sobre cómo te sientes.
La respuesta te servirá como información útil para decidir cómo encarar tu día, y cómo responder ante diferentes situaciones.
¿Qué me gusta?
Piensa en las cosas que has disfrutado. En tu trabajo, ¿cuáles son las tareas o áreas que más te gustan.
Descubre las cosas que te despiertan, te activan. Encuentra áreas de tu trabajo, fuera de tus tareas y responsabilidades fundamentales, que te gusten; e incorpóralas.
Busca la manera de incorporarlas todos los días. Que se conviertan en parte de tu rutina cotidiana.
¿Qué aprendí?
Independientemente de dónde hayas llegado es importante que siempre te hagas preguntas. Que te predispongas a aprender algo, a incorporar una enseñanza cada día. Podría ser algo sobre ti, tu trabajo, tus aficiones, tu cultura; simplemente aprender. Consumir nueva información. Obtener conocimiento nuevo y diferente. Explorar diversas áreas.
El intercambio de información, el aprendizaje sobre lo que somos, es un componente básico de crecimiento de uno mismo.
¿Qué ideas tuve hoy?
Todos tenemos ideas, y todos somos más inteligentes de lo que pensamos que somos.
Cuando se te ocurre una idea, escríbela. Al reflexionar sobre tu idea, ejercitas tu mente y fortaleces tu capacidad de ver oportunidades donde otros no las ven.
Todos estamos llenos de ideas sorprendentes, pero debemos ejercitar la capacidad de generarlas.
¿Cuáles son tres cosas por las que estoy agradecido?
Responde a esta pregunta cada mañana, con respecto al día anterior.
Al expresar las cosas por las que te sientes agradecido a primera hora de la mañana, defines tu actitud para el resto del día. Recuerdas lo que realmente importa e inicias el día con alegría.
Cada día debes tener una respuesta diferente. No hace falta que sean grandes cosas. Profundiza en esos pequeños momentos que a menudo pasas por alto y das por sentados. Un par de guantes en tu coche en un día de invierno cuando necesitas limpiar tu parabrisas, o ese momento en que viste a tu hijo y a tu perro jugando juntos.
Es tan simple como eso. Reflexiona sobre tu día y sé más consciente de ti mismo. Sé honesto contigo mismo, esto te ayudará en tu crecimiento personal.
Al reflexionar sobre tu día y descubrir las cosas que más valoras y aprendes a disfrutarlas.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *