Dime cómo piensas y te diré qué esperar

Gatitos suerte
Dime cómo piensas y te diré cómo vives
Somos lo que pensamos. Es una afirmación dura pero cierta. Lo que hacemos, lo que decimos, lo que sentimos, todo tiene su origen en la mente. Todo lo hecho por el hombre empezó primero con un pensamiento o una idea que vino a la mente, sea de una casa nueva, un descubrimiento científico o incluso una guerra. Primero hay un pensamiento, después se planifica y finalmente ese pensamiento se materializa en palabras, acciones, hechos y cosas.
El pensamiento es como una semilla, cada pensamiento produce su flor y su propio fruto. Los pensamientos pueden ser constructivos o destructivos, amorosos o rencorosos, de felicidad o depresivos. Cuando pensamos negativamente, estamos creando una atmósfera en contra de nosotros mismos, estamos construyendo nuestras propias barreras, estamos alimentando nuestros miedos y nuestras limitaciones, así nosotros mismos estamos auto generando dificultades, y bloqueando el camino que nos conduce al bienestar.
Si eres capaz de entender y utilizar esta energía de la mente, entonces la puedes canalizar para producir aquellos “frutos” que te proporcionen más felicidad y bienestar.
Debes aprender a utilizar el pensamiento como herramienta de mejora de tu calidad de vida.
¿Cómo se puede modificar las tendencias de pensamiento?
Un elemento de importancia en este proceso es buscar el equilibrio entre los pensamientos, palabras y acciones. O, dicho de otro modo, el equilibrio entre el mundo interior y el mundo exterior.
Sólo cuando decimos lo que pensamos y hacemos lo que decimos puede empezar a crecer en nosotros el autorrespeto y la autoconfianza.
Otro paso que deberías dar es empezar a descubrir lo bueno en ti y en los demás, los motivos de gratitud que tienes, tus necesidades y deseos reales. Este paso te ayudará a transformar los sentimientos negativos hacia ti y hacia los demás.
El enfoque en el presente también es importante. Enfocándonos en el presente, minimizamos las preocupaciones y miedos sobre lo que podría fallar, que usualmente conlleva a tener emociones y pensamientos negativos.
Del pasado extraemos experiencia, hacia el futuro trazamos una dirección y en el presente es donde tenemos el poder para hacer algo con lo aprendido, con nuestros deseos y proyectos. Mucha gente vive más en el pasado o en el futuro que en el presente. Y qué sucede entonces? Si nuestra atención se queda allá nos desconectamos de nuestro poder y que para recuperarlo es necesario volver al presente.
Positivo sí, ciego no
Ser positivos no significa pensar que todo en el mundo es perfecto, que las situaciones son ideales y que no habrá obstáculos, por el contrario significa aceptar el hecho de que todo en esta vida necesita un equilibrio. Muchas veces es liberador simplemente aceptar que las cosas no siempre ocurrirán como lo esperamos. A veces algunas situaciones se encuentran fuera de nuestro control, y en vez de gastar energía en emociones negativas por ese hecho, mejor acepta que las cosas no salieron como querías y analiza qué podrías hacer mejor la próxima vez.
Debemos desarrollar curiosidad por el mundo que nos rodea y la gente que hay en él. Sin importar cuál es la situación en la que nos encontremos actualmente, siempre se puede aprender algo de ella.
Tomar un interés real en la vida da energía, ayuda a crear nuevas ideas en nuestra mente, y brinda una manera diferente de pensar respecto a las cosas. Todo esto llega a tener un impacto positivo en nuestra vida.
Y finalmente un factor de mucho peso es el agradecimiento. Debemos invertir un poco de tiempo al día en pensar en aquellas cosas por las que estemos realmente agradecidos en nuestra vida.
Recordar todas aquellas razones por las nos sentimos agradecidos, nos ayuda a mantener el enfoque positivo en cada situación.
Ser agradecido usualmente convertirá la ira y la frustración en sentimientos más positivos. Todos tenemos debilidades, pero enfocarnos en nuestras fortalezas previene que estas nos afecten realmente.
Pensar positivo es un hábito, lo que significa que es posible aprender a hacerlo con práctica.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *