Una Vida sin Esfuerzos

Vida facilCuando le digo a la gente que creo que la vida es fácil, por lo general se ríen. Piensan que es una broma. Todo el mundo sabe que la vida no es fácil, que hacer las cosas y lograr algo que valga la pena requiere esfuerzo, tiempo y mucho sacrificio. El éxito tiene costos, y las personas que se convierten en exitosas sin esfuerzo o bien, son tramposos, o ladrones o simplemente tienen suerte.
Pensemos, por un momento, sobre las metáforas que se utilizan para describir la experiencia de vida. A menudo vemos la vida como una lucha, una batalla, una guerra, un viaje de obstáculos que hay que superar, una prueba que debe ser superada. Estas ideas condicionan nuestras acciones, determinan la forma en que encaramos la vida, y también las expectativas de resultados que tenemos. La fuerza aparece como un atributo necesario para vivir. Una imagen bastante común es la de un individuo que se enfrenta a la naturaleza, al caos y libra una batalla para lograr su supervivencia. Los logros, entonces, se obtienen con lucha. La victoria es para el tenaz, el agresivo, el que nunca se rinde.
Pero hay otra manera de ver las cosas, y otra forma de hacer las cosas. Esta perspectiva, que yo sugiero adoptar, busca la armonía, el equilibrio y la convivencia pacífica; y reconoce la importancia de seguir el curso natural de las cosas, pensando, en algún sentido, en dejarse llevar.
¿De qué se trata?. Cada situación – ya sea referida a una relación, una organización, una comunidad – tiene en su interior una estructura natural, una esencia a partir de la cual se organiza y fluye. La idea es que en lugar de perder la energía luchando contra las cosas como son, hay que observar cuidadosamente, comprender esa estructura natural y tratar de encajar en la misma. Navegar con la corriente a favor, no contra ella.
Las situaciones se pueden forzar, pero los resultados sostenibles sólo se logran aceptando y entendiendo la naturaleza de las cosas, de las situaciones y de las personas. El esfuerzo hay que ponerlo en el análisis, en la comprensión y en la aceptación. Lao Tsé decía “Utilizar el tiempo limitado de una vida para preocuparse y dolerse del caos del mundo es como llorar sobre un río para acrecentar su agua por miedo a que se seque.”
Te propongo que la energía no la utilices para luchar sino para entender y adaptarte a la naturaleza de las cosas. Otra cuestión importante es que hay que comprender que todo tiene su tiempo, dice Lao Tsé “La naturaleza no se apresura, y sin embargo nada queda sin hacer”. Nuestros intentos por acelerar las cosas y hacerlas a nuestra manera y en nuestro tiempo por lo general arrojan malos resultados, nos retrasan y nos hacen sentir frustrados. Si quieres una fruta debes esperar que crezca y madure, si quieres navegar no le puedes decir al rio hacia dónde ir, debes hacerlo como la corriente te indica. Resistir el curso natural de las cosas es agotador y sin sentido; aquellos que lo intentan sólo se desgastan, y en general no llegan a ninguna parte. Pero aquellos que abrazan la realidad de la situación, aprovechan su energía y la utilizan de forma creativa pueden alcanzar un gran éxito. En lugar de luchar contra el orden natural, utilizan su poder y su energía para crear resultados – y lo hacen sin esfuerzo.
Los que logran esto también están abiertos a nuevas experiencias y aceptan que el futuro es un lienzo en blanco. En definitiva, sabemos muy poco acerca de lo que va a pasar. Mi propia vida se parece muy poco a lo que yo imaginé, de hecho, en muchos sentidos, es exactamente lo que yo no habría elegido. Pero las cosas difícilmente podrían haber salido mejor. Es mi creencia que, cuando nos relajamos y dejamos de fingir que estamos en control, la vida comienza a trabajar.
La verdad es que no sabemos muy bien lo que queremos. A pesar de nuestra búsqueda de la certeza y de una visión clara del futuro, no podemos saber lo que depara el futuro para nosotros, qué nuevas tierras descubriremos, cuándo zarpa nuestro barco. Todo lo que podemos hacer es mantener un ojo vigilante para la oportunidad, relajarnos y disfrutar del viaje. Una vida sin esfuerzo es posible. Cuando la energía no se desperdicia en los torpes intentos de control, y cuando tratamos de seguir el curso natural, que puede ser sumamente eficaz. Podemos encontrar los puntos de inflexión y crear un cambio enorme y sostenible. Y cuando estamos abiertos a nuevas experiencias, aceptando lo que venga, podemos experimentar una vida verdaderamente vibrante y significativa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *