Atraer lo que Deseamos

Atraer lo que deseamos 2

La energía que producimos

Como hemos dicho en otras oportunidades, la energía de la mente humana es el pensamiento. Posiblemente es el mayor pero a la vez el menos comprendido de los recursos energéticos del universo. Atraes lo que más piensas, es fácil de comprobar ¿qué pensamientos han dominado tu mente en todos los aspectos de tu vida?, porque eso es lo que has experimentado.

Y ten cuidado, porque no es que sólo tus pensamientos negativos manifiestos se verán reflejados en tu vida; también los que forman parte de tu reflexión diaria, o de tus temores,  tus enojos no controlados, o tus mezquindades no confesadas; en definitiva tus limitaciones.

Los pensamientos negativos son los más dañinos, impactan sobre ti, y también sobre los demás. Esos pensamientos provienen de malos sentimientos, de la ira, avaricia, expectativas insatisfechas, desacuerdos, celos, etc. Si tus pensamientos se fundamentan en debilidades es como si estuvieras debilitando tu propia mente e intoxicando la atmósfera de tu alrededor.

No importa cuánta razón tengas,  si tienes pensamientos de pérdida, serás perdedor.

Saber usar esa energía

Aprender a usar la energía de los pensamientos es la clave para poder cambiar tus circunstancias de vida.

La mente tiene el poder de crear las cosas antes de que sucedan, por lo cual es necesario que dediques tu mente a pensamientos de bienestar, de salud, de éxito, de prosperidad y fundamentalmente de gratitud, para que así puedas atraer a ti la vida que deseas.

Cuando sabes lo que quieres y lo conviertes en tu principal pensamiento, lo atraes a tu vida.

Revisa tus creencias. El obstáculo para atraer lo que deseas son tus creencias limitadoras.

Cuídate por dentro… trata de sentirte bien. Haz ejercicio, aliméntate bien. Trata de hacer actividades que te oxigenen, moverte en un ambiente tóxico vuelve más densa tu energía. Por ejemplo, prueba a dar un paseo en vez de sumarte a un corrillo de cotilleo en tu rato de descanso en la oficina. O tira los muebles si llevas años encontrándolos feos. Estas pequeñas acciones te ayudan a identificar el ambiente en el que te sientes bien.

Una vez que reorganices tu contexto interno y exterior, trata aprendiendo a utilizar la ley de atracción

y luego, me cuentas.

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *