Algunas claves para encarar las relaciones de pareja

Pareja

Los vínculos son complejos, difíciles de manejar y sostener. Cada persona, en su singularidad, los construye de manera particular. Pero algunas cuestiones culturales nos conducen a aprender mal de qué se trata una pareja. La imagen fantasiosa del amor romántico nos propone un modelo de vínculo artificial, de película. Las ideas de hombre o mujer ideal,  príncipe azul, alma gemela, nos hablan de un ser hecho a nuestra medida. Una relación entre personas hechas a medida no plantea conflictos, incomodidades, dolores, desconcierto. ¿Realmente es eso posible? ¿No lo logramos porque no encontramos a la media naranja, la persona indicada? ¿O sencillamente es una fantasía que nos predispone a la frustración?

Por un lado, no hay que pensar en las relaciones como algo estable por definición, primero hay que conocer a la persona, decidir si de acuerdo a sus características es alguien adecuado para intentar una relación estable y ver si esto es posible, considerando la voluntad del otro. Una vez que llegas a ese lugar y ambos están de acuerdo hay que profundizar el proceso de conocimiento mutuo con una actitud sincera y tolerante.

Puedes conocer a alguien y en tu ansiedad por encontrar a tu media naranja forzar la situación cuando esa persona no es adecuada para ti o no desea entablar una relación estable. Y esa negación conlleva mucho sufrimiento y disgusto. A veces las personas no son compatibles pero se quedan juntas, por los imperativos sociales de estar en pareja o por la incomodidad que les genera la soledad, y eso no da buenos resultados.

Si deseas evitar las experiencias frustrantes y desilusionantes, busca a una persona que tenga la capacidad de ser tu pareja pero también tu mejor amigo.

Cuando buscas a una pareja, debes estar dispuesto a conocer todas las características de la otra persona, debes tratar que todo sea definidos por ambos. Así, aprendes a convivir en la diferencia, y tal vez, con el tiempo, y no en seguida, resulte que esa persona sea tu alma gemela.

Alguien con quien puedas construir una vida, alguien que tal vez no te deslumbre en el primer momento, pero que sí la acompañe y anime. Y, por supuesto, alguien que también te atraiga en lo profundo de tu corazón.

Por no alcanza sólo con eso. Aquí van algunos consejos para empezar a construir una relación:

1. No invadas a la otra persona.

2. No intentes ser agradable todo el tiempo, relájate, sé tú mismo. En una relación a largo plazo, las personas esperan conocer a su pareja tal como estas son, sin ninguna pose. Por otro lado, nunca se puede representar a un personaje durante toda una vida…

3. No confíes demasiado en los recién conocidos. No es necesario hablarle sobre todos los problemas de tu vida, tanto emocionales como financieros. Debes estar con él o ella porque lo deseas, no porque lo necesitas.

4. Ve despacio. Saborea cada momento, dale su espacio, no te apresures. Si la relación no prospera, estos momentos juntos no se repetirán, por lo que debe tratar de superarlos al máximo.

5. Construye una amistad. La construcción de una buena amistad toma tiempo, esfuerzo, riesgo, comunicación, compasión, honradez. Hazlo, porque es ésta amistad la que será la base de tu relación.

6. Mantiene tu Identidad. Tu esencia no debe cambiar, quien te quiera aceptara tu forma de ser. Una persona puede cambiar determinadas conductas que son perjudiciales, pero no su forma de ser. Cuando estamos en pareja cambiamos determinadas cosas en pos de la relación, pero siempre por un beneficio mayor, que va más allá de la pareja, tiene que ver con evolucionar como personas.

7. Genera complicidad. Cuando estamos en pareja se comienza a construir un lenguaje particular entre ambos, miradas, gestos, expresiones, que hacen única a la relación. La capacidad de reírse con el otro, de expresarse libremente sin prejuicios no tiene precio. Se trata de aprender las señales que nuestra pareja nos da y aceptarlas tal cual son.

8. Sé su confidente. Sentirse libre de expresar nuestros pensamientos y sentimientos, permite la construcción de una relación fuerte y duradera. Si no nos sentimos cómodos hablando con nuestra pareja, hay algo que debe cambiar.

9. Ofrece apoyo y contención. Es importante que tu pareja esté cuando tu lo necesites y a la inversa. Cuando uno está en una relación, se comparten los buenos y los malos momentos. El compañerismo es fundamental, y es base del crecimiento.

10. Acepta los errores y perdona. Tiene que ver con la flexibilidad. Reconocer los errores tiene que ver con un crecimiento personal. Todos nos equivocamos, lo importante es saber cuándo aceptar que nos equivocamos. Perdonar las acciones de nuestra pareja, tiene que ver con dar la posibilidad de cambio, habilitando así, el desarrollo personal.

11. Trata de ser creativo. Para que el amor se mantenga vivo es necesario alimentarlo día a día. Decir cómo te sientes, tener una atención, ser creativos a la hora de enfrentar determinadas situaciones, fortalece la relación. No hay que dejarse caer en la rutina y la monotonía. Aunque sepas que quieres a la otra persona es importarte demostrárselo todos los días.

12. Sé sincero. Tiene que ver con poder decir libremente lo que sientes y piensas  sin generar situaciones conflictivas. Aprender a decir “no”, o a buscar soluciones alternativas, tiene que ver con una buena comunicación.

13. Demuestra confianza y estabilidad. El miedo destruye, y la confianza construye. Los celos no conducen a ningún lado, sino que tienen que ver más con la idea de posesión que de amor.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *